La violencia lamentablemente vuelve a tomarse la canchas del fútbol mundial, esta vez ocurrió en Brasil entre un encuentro con dos equipos que disputan el descenso del torneo Brasileirao, allí en medio del juego fanáticos enfurecidos rompieron parte de los alambrados para ingresar a la cancha e increpar a los jugadores por su rendimiento, los futbolistas tuvieron que salir corriendo a los camerinos, entre ellos un delantero colombiano.

En la ciudad de Fortaleza Ceará y Cuiabá se enfrentaron en la Arena Castelão, por un partido clave para definir la tabla de descensos, el encuentro que terminó 1 a 1 finalizó con un lamentable hecho, dado que los fanáticos del equipo local Ceará y donde el delantero colombiano John Stiven Mendoza estaba jugando, rompieron la malla e ingresaron al terreno. Algunos hinchas fueron corriendo tras los jugadores locales para reclamarles por su mal rendimiento deportivo, lo que produjo que tanto futbolistas del Ceará y Cuiabá huyeran a los camerinos para resguardar sus integridades.