El vocal secretario de la sala, Vladimir Humberto Velásquez Ortega, termina escapando al ver las cámaras de filmación. La policía boliviana y el Consejo de la Magistratura intervinieron la sala constitucional y se llevaron arrestados a los asistentes del vocal Velásquez.