El Papa Francisco ha pedido que se detenga la «gran guerra mundial» que vive el mundo tras recordar, como cada miércoles que preside la audiencia general, el sufrimiento de «la querida población ucraniana».

«Hoy estamos viviendo una guerra mundial, ¡detengámonos, por favor! -ha exclamado el Pontífice desde el atril ubicado en la Plaza de San Pedro-. No me olvido de la atormentada Ucrania. Allí hay banderas»