La embajadora de Bolivia en Irán, Romina Pérez, negó este lunes haber condenado las marchas feministas que se llevan a cabo en el país asiático y culpó directamente al medio de comunicación iraní por manipular “de manera tendenciosa” sus palabras. El canciller, Rogelio Mayta, la convocó a la ciudad de La Paz para “recibir un informe y evaluar las circunstancias”.