La muerte de la reina Isabel II abrió el viernes un largo periodo de luto para la familia real que se prolongará hasta siete días después de su funeral, cuya fecha aún no fue fijada, informó el Palacio de Buckingham