“Estoy con la fe puesta en Dios, con la conciencia tranquila y con las manos limpias como hemos entrado”, dijo Camacho al salir de las oficinas de la unidad Anticorrupción del Ministerio Público. La autoridad departamental considera que la denuncia en su contra tiene una finalidad política y que desde el partido del Gobierno central buscan «amedrentarlo, y enjuiciarlo por todo y por nada». Sobre la compra del vehículo de emergencia, el gobernador indicó que no existen irregularidades y dijo que la empresa aún tiene plazo para entregarlo. Añadió que él no firmó el contrato y aclaró que la adquisición se la hizo en base a los requerimientos del Comando Departamental de la Policía de Santa Cruz.