El papa Francisco advirtió hoy del nefasto «efecto dominó» que pueden desencadenar las guerras y pidió a los líderes mundiales que se comprometan «en favor de la paz y no de las armas», en su último discurso en Kazajistán para la clausura del VII Congreso de Líderes de Religiones Mundiales y Tradicionales.