comenzaron las ceremonias del adiós a la reina Isabel II. En Edimburgo, Escocia, el féretro con su cuerpo atravesó la ciudad en procesión, encabezada por el nuevo rey, Carlos III, y los otros tres hijos de la reina fallecida.