La autoridad de fiscalización del juego procedió a la destrucción de 500 máquinas de juegos, decomisadas en 22 operativos en distintas casas de juego que operaban de manera ilegal en la ciudad.