La última ceremonia se realizará solamente con la presencia de familiares cercanos. La monarca reposara junto a su marido, Felipe de Edimburgo, en la capilla de san Jorge.

El cetro y la corona son retirados de la Reina por ultima vez. Este es uno de los actos más simbólicos, la separación de la Reina de sus joyas y de la corona. El cetro, el orbe y la corona habían sido colocados sobre el féretro durante el recorrido, ahora son entregados al decano de Windsor, quien los ubica sobre el altar, posteriormente, serán devueltos a la Torre de Londres.