El arzobispo de Santa Cruz, monseñor René Leigue, subrayó la urgencia de que el país enfoque sus esfuerzos en acciones concretas para resolver sus problemas y afirmó que “si alguien quiere aumentar su popularidad y ser importante en la sociedad, debe cumplir con sus obligaciones.

Durante su homilía dominical, Leigue reflexionó sobre la necesidad de escuchar a los demás, especialmente en la actualidad, cuando el país enfrenta problemas que podrían ser solucionados con más acción, “no para que lo estén mirando”, sino porque les corresponde hacerlo.

Indicó que, como personas de fe, estamos llamados a dar testimonio de vida demostrando con hechos, sin discriminar ni dejar de lado a los demás, que a veces no necesitan cosas materiales, sino que necesitan dialogar con alguien en busca de orientación.

Recordó que Jesús enseñó que todos somos iguales, independientemente de las oportunidades de estudio que hayamos tenido, y aseguró que el estudio no hace a una persona superior a otra.

“Hay algunos que toman esto muy en serio. Si son licenciados, quieren que les digan ‘Licen’, y si no lo hacen, se sienten mal, no atienden y no comparten. Entonces, creo que el título no hace a la persona”, manifestó.

Leigue considera que la persona que ha estudiado debería ser la primera en servir a los demás, no para ser visto, sino porque es su deber hacerlo.