Vecinos que buscan liberar el frontis de la Gobernación arremetieron contra la vigilia de los porongueños, pese a la presencia de los policías que estaban en el lugar. Con botellas, palos, entre otros objetos, lograron levantar algunas colchonetas y pertenencias de quienes llevan casi diez días de protesta.

Los uniformados tuvieron que reforzar el contingente policial que resguarda el lugar y dividir los bandos con una distancia de por lo menos una cuadra, para calmar los ánimos tanto de vecinos, que exigen la liberación del frontis del gobierno departamental como de los manifestantes en contra de la Ley 208