La Asamblea de la Cruceñidad, convocada por el Comité Cívico Pro Santa Cruz, definió anoche rechazar la postergación del Censo de Población y Vivienda para el año 2024 y ratificó el cabildo departamental dispuesto para el 30 de septiembre, en el que se definirán medidas de presión.

En la asamblea, las instituciones cruceñas pidieron desde un paro general hasta el cierre de instituciones como planteamiento para el cabildo. El representante del Colegio Médico, Wilfredo Anzoátegui, propuso que, si el Gobierno no asegura que el censo será en 2023, se debe ir a un paro indefinido.