El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, cuestionó a la Iglesia Católica y la acusó de ser una “dictadura perfecta”. “¿Quién elige a obispos, a sacerdotes o al Papa? ¿Con qué autoridad moral hablan de democracia? Que empiecen a elegir con el voto de los católicos”, dijo el mandatario