David Landívar, presidente agrario de la comunidad Mague y uno de los afectados con la Ley departamental 208, aseguró que la vigilia en el frontis de la Gobernación se levantó, pero que entre los manifestantes analizan nuevas medidas porque no desistirán de su demanda. 

Según su punto de vista, hay contradicciones que fueron reveladas el martes en la reunión que sostuvieron con la Gobernación y la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC). «Según lo que indica el Gobierno departamental es que con la carretera se afectaría un acuífero y por ello sugiere cuatro alternativas; sin embargo, la ABC asegura que son las alternativas las que inciden en el reservorio agua», aseveró Landívar.