En medio de un silencio solemne, los ocho nietos de la reina Isabel II entraron en Westminster Hall y caminaron lentamente hacia el ataúd de su abuela. Durante su vigilia, se pararon por 15 minutos, como sus padres lo hicieron dos veces esta semana.