El féretro de la reina Isabel II yace en la catedral de St. Giles en Edimburgo, donde miles de personas brindan un último adiós a la monarca fallecida el pasado 8 de septiembre.

Es la segunda etapa del viaje final de la reina, fallecida el jueves a los 96 años, que culminará con un funeral de Estado el 19 de septiembre en la Abadía de Westminster en Londres.