Efectivos de la Gendarmería de Argentina detuvieron a una madre e hijo bolivianos, Ambos transportaban paquetes de cocaína ocultos debajo de su ropa y adosados a su cuerpo.

Los gendarmes inspeccionaron un taxi, cuando observaron que uno de los pasajeros llevaba una mochila colocada en su pecho y mostraba anomalías en la vestimenta, en la zona del abdomen.

En presencia de testigos se profundizó la requisa y se halló, debajo de sus prendas, tres paquetes sujetos con una faja, según difundió la Gendarmería  de Argentina.

Al efectuar las preguntas de rigor, el ciudadano boliviano mencionó que viajaba junto a su madre. Los funcionarios, al revisar a la mujer, detectaron el mismo modus operandi para ocultar otros tres “ladrillos” con la droga.

Asimismo, peritos de la fuerza llevaron a cabo el pesaje y las pruebas de campo Narcotest. Estas constataron que los seis paquetes secuestrados alcanzan los seis kilos con 356 gramos de cocaína.