Brasil vota para decidir entre la continuidad del ultraconservador, Jair Bolsonaro, o la vuelta del exmandatario, el izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva, a la presidencia de un país, en el que el voto es obligatorio para los mayores de edad (es facultativo para los jóvenes entre 16 y 18 años, y también para las personas con más de 70 años).