El gobernador de La Paz, Santos Quispe, fue liberado de toda culpa por la Fiscalía ya que no encontró “pruebas” en su contra cuando fue encontrado al interior de la Gobernación en estado de ebriedad en febrero de este año.