Insultos fue lo que recibió el presidente del Comité pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, cuando llegó a su audiencia en el palacio de justicia. Por otro lado un grupo de personas lo apoyaban y otros le recriminaron por el paro que está anunciado en los próximos días.