Iver Valenzuela «el Tata» adolecía de una enfermedad que lo obligo a someterse a una cirugía, sin embargo no pudo llegar a la misma y falleció en la ciudad de Cochabamba. Su esposa Sussy Larrea agradeció los gestos de apoyo de sus amigos y familiares y por ayudar a traer su cuerpo a Santa Cruz.