El rechazo al texto de la nueva Constitución en Chile con el 62% de los votos supone un duro revés para el presidente del país, Gabriel Boric. Pero también es visto como una repentina prueba de liderazgo para el jefe de Estado más joven de América Latina.