Más de un centenar de comunarios llegaron en microbuses que le pertenecen a la alcaldía de Buena Vista. Otros llegaron en camiones pequeños, lo que provocó el malestar en funcionarios de la Gobernación de santa Cruz que, piden que la policía los desaloje.