El portugués se retiró del campo con la nariz ensangrentada, fue atendido, se cambio la polera que estaba manchada con sangre y regresó minutos después al terreno de juego para seguir jugando.