Las Cataratas de Iguazú, en la frontera entre Brasil y Argentina, registraron el miércoles un caudal casi diez veces mayor a lo habitual