José Luis Mollinedo, gerente regional de la aduana en Santa Cruz, hizo la denuncia pública que, clanes familiares están detrás del contrabando de productos que ingresan desde Argentina y Brasil a Bolivia. «Se camuflan como pasajeros y esconden la mercadería en compartimientos ocultos en buses y camiones», dijo Mollinedo mientras mostró 205 toneladas de mercadería comisada como ser arroz, maíz, cerveza y otros.