Un ciudadano brasileño murió acribillado a manos de sicarios armados que lo interceptaron cuando se desplazaba a bordo de su vagoneta color rojo placa 5294-XPC en la zona del Urubó.

Los asesinos aprovecharon que el extranjero circulaba por una calle de tierra donde lo alcanzaron y abrieron fuego contra su humanidad.