Un reporte preliminar registra más de 1.500 hectáreas consumidas por el fuego en el Parque Aguaragüe, frontera con Argentina, y que se expendieron hasta los municipios de Caraparí y Yacuiba; las llamas están relativamente controladas, pero existe amenaza de que se reactive.

Las llamas comenzaron entre el 6 y 7 de septiembre en las serranías argentinas y comenzó a tocar territorio boliviano el viernes 9. Desde ese día se desarrollan tareas conjuntas entre el personal de bomberos de Yacuiba y de Salvador Mazza, Argentina, para controlar el avance del incendio que ingresó por Parque Nacional Aguaragüe.