Al menos una quincena de personas, en su mayoría niños, murieron en un tiroteo ocurrido en una escuela de Izhevsk, en el centro de Rusia, indicaron el lunes los investigadores, que agregaron que el atacante se suicidó.