El ataúd de Isabel II es trasladado del Palacio de Buckingham a Westminster Hall, donde la reina permanecerá durante 4 días.