El cuerpo de Isabel II es llevado en procesión hasta la Catedral de Saint Giles, en Edimburgo. El rey Carlos III, la reina consorte Camila y otros miembros de la familia real forman parte de dicha procesión.