Una perrita pacientemente acepta que le pongan la liga en las patas y espera que ambas realicen sus saltos. Una escena que comprueba la fidelidad y el amor entre mascotas y dueños